mortal

Cuando me volví mortal

Carmen Boullosa

El recuerdo del terremoto de 1957 en la Ciudad de México detona las páginas de Cuando me volví mortal. En este “ensayo interior” Carmen Boullosa, una de las principales figuras de la narrativa mexicana, se pregunta por el momento culminante de una vida: “Creo que sí fue ahí, en ese temblor,

cuando cayó el edificio de Cantinflas y el Ángel se vino abajo, que fui picada por el oficio. Y tuve impresa no sólo mi vocación, sino mi poética, el deber ser de mi narrativa: Recuperación y traición del pasado, utilización de la historia aceptada como escenario, fractura de las distancias, exposición en el área pública de lo privado e imposición del tono reservado a la conversación privada en el área pública, y la certeza de que contar historias, fabular, es imprescindible, el único vehículo para llegar y para huir, para comprender y para hacerse más preguntas”.